Motivos para emprender de forma online en 2018

compra electrónica

Este artículo va dirigido a todos los que ven de forma reacia invertir en internet o emprender algún negocio. Es cierto que da miedo la intangibilidad que produce el ámbito electrónico, pero está más que comprobado que el futuro está en internet. Por tanto, os vamos a mostrar varias razones por las que debéis de emprender de forma online.

No para de crecer

Esto es esencial, ya que, cada año que pasa, hay más y más clientes en internet y aumenta la compra electrónica. Podemos adoptar varias posturas al respecto: desafiando a internet y afirmando el comercio convencional, o sumándote a la ola y adaptarte a los nuevos tiempos.

Sólo digo lo siguiente: cuanto más tardes en emprender de forma online, más rivales asentados tendrás. El tiempo corre, así que piensa bien las cosas.

No hay limitaciones geográficas

Ojo con esto porque hay que matizar levemente en este apartado. Es cierto que no hay limitaciones geográficas, pudiendo vender tus bienes y servicios por todo el mundo a través de un clic. Sin embargo, hay ciertos obstáculos para el cliente respecto a ello, como, por ejemplo, que tu dominio no sea “.com”, sino “.es”.

Os puede parecer una tontería, pero pasa en la práctica todos los días. Si un francés no ve que vuestro dominio es “.es”, le suscitará desconfianza y no comprará, optando por una web con dominio “.fr” o “.com”.

Poder de catálogo

En este sentido, uno de los puntos positivos del e-commerce es la posibilidad de enseñarle a tu cliente todo el catálogo de forma inmediata. De hecho, es el propio cliente el que elige qué quiere ver o comprar, haciendo uso de apartados o de filtros de búsqueda. Todo lo que vendemos está en la web, sencillo y claro.

Es más sencillo extenderse

Al traer costes mucho más livianos que el comercio convencional, el comercio electrónico tiene unos gastos muy pequeños, lo que facilita la expansión de forma más rápida y sencilla. Es tan fácil como contactar con un distribuidor, abrir una página web con el mismo nombre, pero con distinto dominio y traducir todo el diseño de la página al idioma objetivo.

Es lo que se conoce como “Warehouse”, algo que ponen muchas webs a la disposición del cliente para convencerle a la hora de comprar. Básicamente, se trata de ofrecer la posibilidad de que el producto salga del almacén más cercano a su vivienda. Esto lo practica Gearbest, por ejemplo.

Facilidad de dar a los clientes lo que quieren

En el comercio electrónico disponemos de muchas herramientas que nos facilitan mucha información acerca de los clientes. Podemos saber cuáles son las tendencias, las búsquedas que más se han hecho en Google, a qué hacen clic los usuarios, qué levanta más interés, etc.

Gracias a todo ello, podemos ofrecerle al cliente lo que quiere sin tener que marearle o hacerle perder el tiempo. Esta es una de las consecuencias del Big Data.